Conceptos

Una vez transcurridos los 30 días desde el inicio de vigencia, ya no se podrán realizar modificaciones hasta el fin de vigencia, también conocido como renovación.

El seguro es un contrato de buena fe donde la compañía de seguros, después de analizar los datos que le otorgamos mediante un cuestionario de información personal, aceptará, o no, darnos protección a cambio de una prima.

Dentro de sus pólizas de gastos médicos, las compañías de seguros manejan dos conceptos que es importante tener claros: deducible y coaseguro. El deducible y el coaseguro son dos pagos que debes asumir como asegurado al utilizar tu póliza que, aunque son similares, tienen objetivos diferentes. Ambos constituyen la participación del asegurado en el siniestro. …

¿Qué son deducible y coaseguro? Read More »

El pago directo es el dinero que desembolsa la aseguradora al hospital o al prestador de servicios médicos. Por su parte, el asegurado solo cubrirá lo correspondiente al pago del deducible y coaseguro directamente en el hospital, así como los gastos indirectos que puedan darse durante el tratamiento o padecimiento. Este procedimiento evita que tú …

¿Qué ventajas tiene el pago directo? Read More »

Como asegurado, podrás tener acceso a una red de médicos establecida por la aseguradora para elegir el especialista que necesites con la certeza que son profesionales independientes, certificados por la Secretaría de Salud, y que se te garantizará la atención médica.

Las aseguradoras calculan las primas de los seguros teniendo en cuenta diferentes factores de riesgo. La ocupación es un factor determinante para calcular el costo de tu seguro, y es por esto que si cambias de ocupación es importante que des aviso a tu aseguradora.

Si una condición médica existente es aparente en el momento previo a la contratación de la póliza, no se cubrirá este riesgo y tampoco es viable transferirlo a la aseguradora, siendo común que sean excluidas las preexistencias médicas de la cobertura del plan a contratar.

Las pólizas de gastos médicos establecen en sus condiciones generales que debe pasar un tiempo determinado para cubrir ciertas enfermedades; a esto es lo que llamamos “periodo de espera”, y este empieza a partir de la fecha de emisión de la póliza (llamada por las aseguradoras “inicio de vigencia”).